Consejos de alimentación tras las vacaciones de Semana Santa

Como es habitual en un periodo período festivo, como las navidades o las ferias, nuestro cuerpo se ve afectado por nuestros “pequeños” excesos alimentarios. Durante estas fiestas es normal reunirse con familiares y amigos para disfrutar de su compañía con copiosas comidas, dejando de lado la preocupación por una dieta saludable. Sucede igual durante la Semana Santa.

Estos excesos nos cuestan no solo ganar esos kilitos de más, sino que nuestro organismo se vea afectado. Pero hay sencillos pasos que nos ayudarán a recuperar el equilibrio y a perder lo ganado.

Consejos de alimentación tras las vacaciones de Semana Santa

Consejos de una experta

La jefa de la Unidad de Dietética y Nutrición del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, Clotilde Vázquez, propone llevar a cabo “la dieta del 2 de Enero”. Se trata de un caldo de verduras para compensar el exceso de grasa y proteína.

La dieta incluye: un consomé solo con verduras (puerro, apio y alcachofa en mayor medida), consumir 2 litros de caldo de forma regular a lo largo del día, un desayuno de café y zumo, en la comida y en la cena se puede tomar puré con esas verduras con hidratos de carbono (arroz o pasta hervida) y un postre un lácteo, como yogurt o vaso de leche, o una fruta.

 

La cerveza en nuestra dieta

Ya que nuestro objetivo es regular nuestro organismo y bajar esas calorías, una de las mejores opciones que tenemos para seguir disfrutando de Mahou es su variante Sin. La cerveza, a pesar de las creencias generalizadas, no engorda como se piensa. Es una de las bebidas alcohólicas que menos engorda, solo 90 calorías por caña.

Por eso podemos estar tranquilos a la hora de añadir Mahou Sin a nuestra dieta después de las fiestas. No solo nos ayudará a mantener el ritmo sin preocuparnos de engordar o no cumplir con nuestra dieta, sino de disfrutar de su sabor siempre que queramos.

Aunque la dieta es lo más importante para una buena salud, hacer deporte regularmente y tener un consumo responsable de comida y alcohol son cosas que jamás debemos olvidar.

 

Cenar es clave para adelgazar

¿La clave para adelgazar? “Desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo”. ¿Recuerdas el dicho? Si quieres adelgazar, lo mejor es controlar la cena, pues es ahí donde está la clave para desequilibrar la balanza hacia un lado u otro.

Cenar es clave para adelgazar

¿Por qué pasa esto? Muy sencillo: después de cenar apenas necesitamos aporte calórico. Es más, si nos vamos a dormir directamente, todas esas calorías se convierten en energía almacenada, es decir, si no se queman, se transforman en grasas que el cuerpo acumula para el futuro.

Lo ideal es cenar poco, pero en ocasiones llegamos a casa con mucha hambre y literalmente “devoramos” lo que tengamos delante… A esto se une otro factor y es que muchas veces no tenemos ganas de cocinar ni de hacer la compra a esa hora y acabamos comiendo todo lo que haya por casa, sea saludable o no.

Una buena idea es pedir comida preparada a algún restaurante que ofrezca comida ligera. En laneveraroja.com hay restaurantes de todo tipo, incluso vegetarianos y restaurantes tradicionales donde pedir una rica ensalada.

Precisamente, las verduras son ideales para cenar porque aportan hidratos complejos que son más beneficiosos y menos calóricos que los provenientes de la pasta, el pan o el arroz.

Lo mejor es hacer una cena ligera basada en alimentos ricos en proteínas como carnes y pescados blancos y cocinarlos a la plancha, al horno o al papillote, además, su digestión es más fácil y te ayudará a dormir.

¿A qué esperas para empezar a adelgazar?

La dieta de los 3000 abdominales

Hace poco escuchábamos que Cristiano Ronaldo hacía 3000 abdominales al día. Seguro que a más de uno le recordó ese propósito de año nuevo de empezar a cuidarse, sobre todo con la comida.

Pero ¿sirve de algo hacer 1000 abdominales al día para perder barriga? La verdad es que el cuerpo pierde grasa globalmente y no en una zona concreta, por lo que para perder tripa hay que hacer algo más que unos cuantos ejercicios.

Sobre todo deberéis prestar especial atención a lo que coméis. Cada comida debe tener los tres tipos de alimentos: proteínas, hidratos de carbono y grasas. Y, si se puede, 5 comidas al día, 3 más fuertes y dos tentempiés.

Algunos alimentos que os aconsejamos son los lácteos, las alcachofas, las frutas, las legumbres, la soja, el pescado azul, la avena o el té verde.

Pero recordad, comáis lo que comáis, sobre todo, seguid la regla de oro, constancia. Que no se convierta en propósito para el 2011.

Trucos para sobrevivir a las dietas

Muchas veces, seguir las dietas prescritas para nosotros es más sencillo de lo que parece, lo único que hay que tener en cuenta es aprender unos truquillos que nos ayuden a no caer en las tentaciones. Es por esto que en este post os damos algunas sugerencias para que podáis acabar con los quilos de más o con vuestros problemas de salud, si estáis siguiendo una dieta especial.

Para empezar, ante todo hay que tener cuidado con el momento de la compra. Es inútil ponerse a dieta y evitar los alimentos dañinos para nosotros cuando tenemos los armarios llenos de alimentos prohibidos. Así que mejor preparar una lista de alimentos que realmente se necesitan y, en este sentido, es fundamental evitar ir a hacer la compra con hambre.

Un cuidado especial también hay que tener al comer o cenar fuera de casa. Para ello también hay que intentar controlar los impulsos y elegir entre sopas, verduras, pescados y carnes blancas. Tened cuidado también con el estilo en el que el plato está cocinado, si es frito o a la plancha por ejemplo no dudéis y pidáis el plato a la plancha que, teóricamente, debería tener menos grasas.

Y si en vuestra casa hay afortunados que pueden comer de todo sin problemas, intentad que los alimentos vetados para vosotros estén bien escondidos y lejos de vuestros ojos ya que, “ojos que no ven…”