Consejos para proteger a los niños del frío

frio_santaluciaCon la bajada de las temperaturas durante el invierno, la preocupación por la salud de los hijos aumenta entre la mayoría de los padres. Por ello, es en esta época cuando se plantean la necesidad de tomar medidas contra el frío para combatir resfriados, problemas en la piel y otras enfermedades.

Los niños son uno de los colectivos más vulnerables al frío y a las enfermedades asociadas a este fenómeno, más aún si están en permanente contacto con otros niños.

Los trastornos más habituales son las enfermedades respiratorias, como la gripe, bronquitis, catarros, faringitis e incluso otras más graves como la neumonía.

Sin embargo, también existen otros riesgos generados por el viento y la lluvia, como problemas en los oídos o infecciones diversas generadas por la humedad.

Protege la salud de tus hijos frente al frío y al invierno

Los efectos de las bajas temperaturas, el viento, el sol y un clima seco pueden suponer un gran impacto en la salud de tus hijos si no se toman medidas de protección, más necesarias aun en el caso de los bebés. Por ello es muy importante tener siempre presente los siguientes consejos:

1.    Evita los cambios bruscos de temperatura:

Es muy positivo que los niños sigan disfrutando del espacio exterior, pero deben hacerlo bien abrigados y protegidos, evitando las salidas en los momentos más fríos del día. Los pequeños deben tener siempre a mano su gorro, bufanda, orejeras, guantes, abrigo, ropa adecuada y calzado de invierno. No olvides proteger la piel de los niños, esté soleado o nublado, ya que el sol de invierno es más peligroso de lo que se creía. Por ese mismo motivo, las gafas de sol para proteger los ojos infantiles, mucho más sensibles que los ojos adultos.

2.    Ventila bien los espacios interiores:

La falta de ventilación, más que el frío, es una de las causas de proliferación de los catarros, fomentando el contagio por el aire. Abre bien las ventanas de la casa una vez al día, durante al menos 15 minutos.

3.    Cuida la alimentación:

Proporciona a tus hijos alimentos que ayuden a combatir resfriados y otras enfermedades. En el caso de bebés lactantes, la leche materna supone una mayor protección del sistema inmunológico. Si tus pequeños llevan una dieta equilibrada estarán más preparados para combatir enfermedades, especialmente si toman frutas y verduras ricas en vitamina A y C.

4.    Prioriza la atención médica

Es fundamental llevar a tus hijos a un profesional cuanto antes, al comienzo de la patología. Un tratamiento a tiempo evitará o aminorará el avance de la enfermedad y su riesgo de contagio. En muchos casos, contar con un seguro médico privado en invierno puede ser realmente rentable y agilizará la atención médica de los más pequeños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s