Los rayos ultravioleta A amenazan tu piel en invierno

Las radiaciones del Sol pueden generar importantes daños en la piel durante todas las épocas del año, incluido en invierno. Es precisamente durante la estación más fría  cuando las radiaciones solares aumentan las emisiones de rayos UVA. Por esta razón, en invierno algunas pieles experimentan un fotoenvejecimiento prematuro, algunos cambios en la pigmentación y la aparición de arrugas.


Durante la estación veraniega las radiaciones solares cambian, viéndose reducida la presencia de los rayos ultravioleta A (UVA) en favor de los rayos ultravioleta B (UVB). Éstos son parcialmente absorbidos por la capa de ozono, a diferencia de los rayos UVA que penetran en la atmósfera completamente.

Cuando los rayos ultravioleta A penetran en la piel, el riesgo de padecer melanomas o cáncer de piel aumenta hasta en un 20%. Es muy importante conocer estos efectos tan nocivos antes de exponerse bajo los rayos solares o tomar una sesión de bronceado artificial en una cabina.

Consecuencias de los rayos UVA en la salud de tu piel

rayos-ultravioletas-cuidado-pielSon muchas las consecuencias negativas que puede desencadenar la exposición incontrolada a los rayos ultravioleta A. Una de ellas es la pérdida de colágeno en la piel, generando por tanto una pérdida en la elasticidad de la misma. De esta forma, se originan las arrugas y se inicia un proceso de fotoenvejecimiento antes de tiempo.

Otros efectos desagradables muy comunes son la fotoalergia o la aparición de manchas, produciéndose cambios en la pigmentación. Es importante vigilar los cambios en la pigmentación de la piel, ya que podría darse un crecimiento incontrolado de melanocitos (células que producen la pigmentación)  y estar ante el origen de un melanoma.

Cuando los rayos ultravioleta A penetran en la piel, facilitan la generación de radicales libres que derivan del oxígeno. Esto implica que pueden existir modificaciones en la estructura celular del ADN, y por tanto, aumentan las probabilidades de padecer cáncer de piel o carcinomas.

La salud ocular tampoco está a salvo de los peligros que rodean a la exposición de los rayos UVA. Éstos pueden llegar a producir cataratas y otros problemas más graves, irreversibles.

La luz del Sol es necesaria para la vida, pero podemos beneficiarnos de sus ventajas en la sombra o con una breve exposición directa que incluya una protección solar apropiada al tipo de cada piel. Aunque ésta tiene sus propios mecanismos de defensa contra las radiaciones solares, nunca hay que olvidar tomar el sol con moderación y con protección solar. ¡Tu piel estará más segura!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s