Las personas diabéticas son más propensas a padecer ceguera

La cercanía del Día Mundial de la Diabetes, que se celebrará el próximo 14 de noviembre, nos hace plantearnos las consecuencias que esta enfermedad tiene sobre la salud visual de millones de personas. En este sentido, la realidad que muestran las estadísticas es innegable: el riesgo de sufrir ceguera es 10 veces mayor en aquellos que padecen diabetes.

Según datos aportados por la Federación Internacional de la Diabetes, el envejecimiento progresivo de la población es la principal causa del incremento de los casos previstos de aquí a dentro de 15 años. La deducción es bastante lógica, si se considera que la cantidad de personas con más de 65 años aumentará exponencialmente durante dicho periodo, lo que incidirá en que esta enfermedad afecte a más del 20% de los habitantes de nuestro continente.

Diabetes y enfermedades de la vista

Dada esta realidad, se hace más necesario que nunca implementar iniciativas que hagan tomar conciencia a las personas  de los riesgos que implica no someterse a chequeos oftalmológicos de manera periódica, en especial si se trata de individuos que sufren diabetes. Son precisamente estos últimos los más vulnerables a dos enfermedades oftalmológicas que pueden llegar a tener graves consecuencias: la retinopatía y el edema macular.

La primera de ellas provoca el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina, haciendo aumentar el tejido fibroso a niveles muy peligrosos. El 30% de los diabéticos españoles viven las consecuencias de esta enfermedad, que es responsable del 85% de los casos de ceguera vinculados a la diabetes tipo I. Un control glucémico estricto ayuda a reducir el riesgo de padecer dicha afección ocular en un 76%; además, retarda su progresión en un 54%.

El edema macular diabético, por su parte, se caracteriza por la acumulación de líquido a nivel tisular, lo que provoca el aumento del grosor de la retina. Como consecuencia, el paciente percibe los rostros y los objetos de manera distorsionada producto de la pérdida de la visión central.  La prevalencia del edema macular es mayor en personas que sufren diabetes tipo II, grupo que representa a un 7.9% del total de diabéticos. Sin embargo, igual que en el caso de la retinopatía, controles glucémicos rigurosos y revisiones oftalmológicas periódicas, ayudan a prevenir o a frenar su avance, dependiendo del caso.

Fuente: Clínica Baviera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s