Astigmatismo: causas y tratamiento

Si en los momentos en los que más exigís a vuestros ojos comenzáis a notar que vuestra visión se vuelve un poco borrosa y, al mismo tiempo, sentís dolor de cabeza –o eventualmente mareos -, lo más probable es que estéis comenzando a padecer uno de los defectos de la refracción más habituales, el astigmatismo.

Como casi siempre ocurre, el que hablemos de una afección común a nivel global no quiere decir que todas las personas sepan por qué se produce o cómo puede afectar al desarrollo de su actividad diaria. Por lo mismo, no está de más ofrecer algunas pinceladas sobre el tema.

Acerca del astigmatismo

En palabras sencillas, cuando se habla de astigmatismo se hace referencia al conjunto de síntomas que aparecen debido a una imperfección en la curvatura de la córnea o en la estructura del cristalino del ojo. Se supone que la superficie de ambos órganos debe ser suave y homogénea, características que hacen posible enfocar los rayos de luz de manera correcta hacia la retina mediante un proceso conocido como refracción. Gracias a este procedimiento, podemos ver los objetos con nitidez.

Sin embargo, cuando la córnea no presenta la misma curvatura en todas sus zonas se produce un fallo en la proyección de la luz hacia la retina, hecho que redunda en una visión borrosa, cansada y en dolores de cabeza producidos por el esfuerzo que se realiza para intentar enfocar los objetos. Este fenómeno es lo que los especialistas conocen como astigmatismo.

Existen distintos tipos de astigmatismo:

–          Según la estructura  que sea asimétrica: corneal y lenticular.

–          Según los meridianos principales: regular e irregular.

–          Según el foco de los meridianos principales: hipermetrópico simple, hipermetrópico compuesto, miópico simple, miópico compuesto y mixto.

Hasta la aparición de la cirugía refractiva láser, los oftalmólogos recomendaban el uso de lentes tóricas o esferotóricas, ya fuera en la forma de gafas o de lentillas. Actualmente, la cirugía constituye una opción segura, eficaz, cómoda y fiable para la corrección del astigmatismo y de otros problemas de la refracción, como la miopía o la hipermetropía. A través del láser, el oftalmólogo corrige el defecto anatómico de la córnea y el paciente vuelve a ver correctamente después de pasar sólo 10 minutos en el quirófano.   Como hemos señalado, es un procedimiento sencillo, pero que debe ser realizado por un cirujano oftalmólogo con experiencia. Grupo Baviera cuenta con más de 150 oftalmólogos repartidos por cinco países Europeos que ya han efectuado más de 500.000 tratamientos con una tasa de recomendación del 98%.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s