Cocina al vapor: ventajas y técnicas

Aunque antiguamente se asociaba a personas enfermas, con problemas digestivos, ancianos u obesos, la cocina al vapor se ha convertido en los últimos años en una de las técnicas gastronómicas más de moda y no solo entre los que buscan cuidar la línea, sino para todo aquel al que le preocupa su salud y la de su familia.

Con un sinfín de fans incondicionales a lo largo y ancho del mundo, la cocina al vapor tiene, además, un sinfín de ventajas.

–          Los alimentos conservan todo su aroma y sus sabores naturales

–          Se mantienen inalterados las cualidades nutritivas, como las vitaminas o los minerales

–          Es, además de sana, sabrosa.

–          La comida resulta muy jugosa

–          Es un tipo de cocina sencilla, económica y muy saludable. Además, no se pega.

–          Se eliminan todo tipo de aceites y grasas, eliminando el handicap además de las frituras nocivas.

Aunque su técnica se remonta a Oriente, en la actualidad hay una gran variedad de técnicas, algunas muy sencillas a la par que rápidas y limpias. Pero antes de pasar a describirlas, es importante que sepas que en este tipo de cocina resulta muy importante que los alimentos sean frescos y de calidad ya que este tipo de cocina lo que haces es potenciar el sabor natural de los productos.

Si no sabes cómo cocinar al vapor, estas son algunas de las técnicas y utensilios que te recomendamos. Ojo, es importante que sepas que esta técnica no consiste en que se cueza. Es fundamental que los alimentos no entren en contacto con el agua del fondo a que entonces los estaríamos hirviendo en vez de cocinarlos al vapor.

–          Colador. Es una de las maneras más simples. Consiste en colocar el colador sobre una olla en la que sitúas agua en el fondo. Tapas el recipiente y esperas a que el vapor cueza los alimentos.

–          Ollas. Se componen de dos elementos: un recipiente donde se sitúa el agua y otro, encima, donde se colocan los alimentos. Recuerda que no deben entrar en contacto lo que cocinas con el agua.

–          Horno de vapor. Hoy por hoy, este tipo de hornos de vapor son una de las alternativas más sencillas, y profesionales. Con temperaturas de entre los 40º y los 100º, gracias a este electrodoméstico conseguirás preparar verduras, carnes y pescados manteniendo todo el sabor, nutrientes a la vez que se evita la excesiva cocción de los alimentos. Es una de las opciones más rápidas, limpias y prácticas.

–          Tamiz. Perforado en la base para permitir solo el paso del calor. Es metálico y se adapta también a los distintos tamaños de las cacerolas.

–          Vaporizador eléctrico. Cuando el agua se ha evaporado totalmente, este electrodoméstico se apaga automáticamente.

Estas son algunas de las maneras que existen de cocinar utilizando una técnica milenaria y que vuelve a estar muy en boga para cuidarnos por dentro y también por fuera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s